CASA PARA UN PINTOR

CASA PARA UN PINTOR

Lucena

  • Arquitecto: Manuel Roldán del Valle y Manuel Roldán Fernández
  • Arq. Técnico: Juan Carlos Nieto Villa
  • Colaboradores: -
  • Promotor: Jaime Jurado Cordón
  • Año finalización: -
  • PEM: -
  • m2 construidos: -
  • Edad media participantes: -
  • Categoría:-

El proyecto

Se trata de intervenir en un borde de la ciudad, justo donde culmina el tejido urbano, dando lugar al campo. La ciudad, queda hacia el Norte, estando ahora ubicados, en una cota mucho más elevada.

Hacia el Sur, la topografía sigue ascendiendo formando los diversos montes que flanquean la zona sur de la ciudad. La parcela propuesta por los propietarios es constreñida, pareciéndonos a priori de difícil intervención, dado, por un lado, a su estrechez y por otro, el obligado cumplimiento de los retranqueos propuestos por el P.G.O.U. de Lucena para este Plan Parcial.

Sin embargo, el dominio visual que nos proporcionaba el sitio, empezaba a hablar, indicándonos como no perder la relación con la ciudad, como mirarla, como seguir entendiéndola...

Quizás, era eso lo fascinante, ¿qué ocurre con la ciudad; judía, árabe, cristiana y a la vez contemporánea, cuando es observada desde uno de sus bordes?, y por otro lado, ¿cómo queremos ser vistos desde la misma?, ¿cuál es el papel contemporáneo de un arrabal?

Estas preguntas, marcaron los inicios de esta intervención, que sin duda, maduró una vez conocidas las formas de vida de los que iban a ser sus moradores.

Con los puntos de partida que nos desvelaba la observación del lugar, surgían las primeras ideas. La forma y orientación de la parcela, nos conducía a un edificio alargado, donde las condiciones climáticas, el propio programa y las normas urbanísticas, serían decisivas para el resultado final de la vivienda.

El programa propuesto era sencillo, por un lado la vivienda definida por las dependencias normales, el estudio de pintura, el garaje y piscina con solarium.

Dada la pendiente natural del terreno, decidimos practicar un vaciado total, para poder albergar en una cota inferior, la piscina con el solarium y el taller de pintura. De esta forma, los usos domésticos, estarían contenidos en un edificio situado en una cota superior, casi independiente y suspendido sobre todo el vaciado.

imagen

La orientación de la fachada principal y el retranqueo obligado con respecto al vial, dejará abierta una fisura por donde caerá toda la luz proveniente del sur. De esta manera, el estudio de pintura, se nutrirá con luz reflejada por un lado y luz directa por otro, cualificándolo así, para desarrollar con exactitud el trabajo del pintor.

Baja imagen

La vivienda, desarrollada en planta baja, primera y segunda, asoma su dormitorio principal al sur, quedando este descolgado del resto de dormitorios, que se alimentan de las distintas miradas que nos ofrece el lugar hacia la ciudad. Así mismo, se muestra distinta en cada una de sus caras. Hacia el sur, el contenedor de los dormitorios, volado sobre el salón, parece no dejar ver lo que ocurre en el interior, aprovechando la suave curvatura para llegar fácilmente a los dormitorios y mostrar esa vocación protectora que toda vivienda debe llevar impregnada de manera intrínseca. Hacia el norte, se nos muestra la ciudad y el edificio quiere seguir relacionándose con ella mediante distintas miradas que sin duda configuran la fachada más doméstica y humanizada.

Sótano imagen

El vacío que se ha generado en el subsuelo, no solo provee de ventilación a las zonas superiores, sino que funciona como aquellas dependencias frescas que se situaban en las plantas bajas de las casas populares y que se reencontraban cada verano con sus moradores.

El estudio de pintura, situado en este lugar, gozará de la independencia del resto de la casa, pero a su vez gozará de temperaturas frescas en verano y de algún rayo de sol en invierno, lo que lo convierte en un lugar flexible y cómodo en cuanto a su uso.

Primera imagen

El volumen superior, albergará la zona de día, simple en su desarrollo pero bien organizada, estando cocina y salón separadas por el gran hueco vertical que mantendrá todo el edificio unido visualmente. Este gran hueco, nos volverá a enseñar la ciudad y en las tardes de verano dejará pasar el sol de los bellos atardeceres. Por último y ya en planta de cubierta, se ha situado una habitación polifuncional en cuanto a usos, ya que servirá como lavadero, sala de planchado, tendedero de invierno etc...

Bioclimática

Nos encontramos al sur de la provincia de Córdoba, donde inviernos frescos y veranos duros marcan la normalidad climática. Éramos conscientes de que el proyecto debía dar respuesta a la problemática que supone un edificio mal diseñado en este sentido. Necesitábamos un patio vivible, una piscina soleada, un salón fresco en verano y cálido en invierno, en definitiva, una vivienda con una buena respuesta bioclimática en razón al presupuesto medio que se manejaba. El echo de practicar el vaciado total del sótano, ha dado lugar a un patio semicubierto, muy bien ventilado, que recoge una importante cantidad de luz directa en verano, cuando el sol alcanza su máxima verticalidad, Al mismo tiempo, la planta superior actúa a modo de toldo, consiguiendo un lugar fresco y cómodo en las tardes y noches veraniegas.

La fachada sur, en el nivel del salón se ha resuelto con un material cerámico oscuro. En principio podríamos pensar que alcanzará altas temperaturas en verano, pero el vuelo que presenta la planta superior lo protege el duro sol de medio día, aportando calor en los fríos días invernales, cuando el sol se sitúa en una menor verticalidad. Igual ocurre en la cocina, que queda protegida por el contenedor en vuelo que alberga el dormitorio principal. Ya en la planta primera, se ha dispuesto un pasillo distribuidor orientado a sur, iluminado por un largo hueco. Este pasillo, funciona como una gran cámara de aire, protegiendo los dormitorios del fuerte calor veraniego. Del mismo modo, el hueco vertical que une las plantas baja y primera, unido al pasillo, provoca una rápida y eficiente ventilación cruzada, refrescando toda la vivienda en un corto espacio de tiempo. En la planta superior, donde la acumulación de calor podría ser un problema, se coloca un parapeto de hormigón armado a modo de claraboya separado del plano de fachada lo suficiente para que la luz del sur penetre de forma controlada. Del mismo modo, se practica una ventana hacia el norte para hacer eficiente la ventilación cruzada. La fachada norte, la más fría, ha sido resuelta con planos muy limpios y se disponen las ventanas de los dormitorios y cuartos de baño.

Por último, se ha utilizado el color blanco en casi todos los cerramientos, obteniendo una gran reflexión lumínica y menor temperatura en los días de fuerte calor.

imagen

Premios de Arquitectura Félix Hernández
Inicio
Proyectos
Premiado
Accésit
Seleccionado
Presentados
Mapa de los proyectos
Acta
Sobre los premios
Edición XII
Edición XI