SANTUARIO Y PUERTA ORIENTAL

SANTUARIO Y PUERTA ORIENTAL

Torreparedones, Baena

  • Arquitecto: Rafael Sánchez Sánchez
  • Arq. Técnico: -
  • Colaboradores: -
  • Promotor: Ayuntamiento de Baena
  • Año finalización: -
  • PEM: -
  • m2 construidos: -
  • Edad media participantes: -
  • Categoría:-

En los años 80 y 90 se desarrolla en Torreparedones una intensa labor de descubrimiento de lo que podría ser una gran ciudad iberorromana, trabajos que quedan en el olvido hasta 2005 en el que se redacta un Plan Director como base de futuros trabajos, entre los que se encontraba la reconstrucción de los restos hallados del Santuario y la Puerta Oriental como primera fase. De ambos edificios lo único que se conservaban eran los arranques, si bien del Santuario existían las trazas de tres plataformas que se derramaban hacia el paisaje y el sol, y de una rampa que unía la primera con el territorio. Es por ello que las estrategias a seguir han sido diferentes.

En el santuario se ha seguido una reconstrucción siguiendo una técnica constructiva similar a la existente dado que se conservaba la mitad de la superficie muraria, diferenciando claramente las fases. La altura era conocida dado que se conservaba la columna central y otra votiva. Se han protegido con cristal los elementos de interés del suelo.

imagen

El criterio seguido en las torres de las puertas ha sido diferente ya que en ellas el volumen original era pequeño respecto al que se pretendía reconstruir. Es por ello que se sigue un criterio claro: se ha de actuar desde la abstracción, centrándose en los conceptos de proporción, textura, cromática y ligereza.

Respecto a la proporción se sigue el del codo romano (60 cm aproximadamente) que es el que tiene la piedra original, a esta distancia se localiza una llaga horizontal que es prolongación de la existente. Dentro de este ritmo se localiza un despiece de piedras de 15 cm de ancho, cuatro en cada franja, y largos de 60, 90, 120 y 150 centímetros.

imagen

La textura se consigue con el desfase de las caras del despiece de módulos de centímetro y medio, produciendo un sombreado que hace vibrar el espacio. La cromática del mármol utilizado es similar a la existente, si bien busca un encuentro con el color tierra, con lo que se desmaterializa la reconstrucción al mimetizarse con el terreno.

Todo ello va buscando la ligereza, para no pesar sobre la base que es lo importante, acompañado de la predominancia de las horizontales y el desdibujado de las aristas con el movimiento de la piedra, junto con la planitud de la misma que contrasta fuertemente con la pátina del tiempo del yacimiento.

imagen

Premios de Arquitectura Félix Hernández
Inicio
Proyectos
Premiado
Accésit
Seleccionado
Presentados
Mapa de los proyectos
Acta
Sobre los premios
Edición XII
Edición XI